“Así se desquicia a la opinión pública”

José Luis Trasobares   17/12/2014

El periodista turolense Pepe Gómez Mar había sido director de Comunicación de Fiat Ibérica. A finales de los Noventa, cuando el argumentario oficial empezó a proclamar que España iba a superar a Italia en PIB per cápita (lo que nos convertiría en la séptima potencia económica a escala mundial), aquel hombre se deshuevaba. “Hombre –decía–, sobrepasaremos a Italia cuando hagamos ferraris“. “O lamborghinis –agregaba yo–, o masseratis…”. Y ahí nos íbamos turnando mientras citábamos ropa de diseño, mafiosos, aceites de oliva, teóricos postmarxistas, complejos industriales y todo lo demás. Me acuerdo ahora de aquello cuando escucho a Rajoy y a sus adláteres afirmar impertérritos (no sé si son tan atrevidos por ignorantes, por caraduras o por ambas cosas a la vez) que este bendito país nuestro es un ejemplo para Europa entera y ejerce ya de locomotora continental. Somos, aseguran, una potencia de la automoción (pero nos limitamos a montar los coches que otros desarrollan) o en capacidad exportadora (pero nuestra balanza comercial sigue siendo deficitaria). Olvidan que aquí han proliferado los circuitos de alta velocidad (pagados a escote) donde los ases españoles del motociclismo pilotan máquinas creadas… por los japoneses. Mienten con el más ridículo desparpajo.

La España postcrisis (¡ah!, ¿pero hubo una crisis?) regresa a las condiciones de los Sesenta: turismo, mano de obra barata y emigración. Como en algún momento vivimos a nivel europeo, ahora los jóvenes que salen fuera a buscarse la vida no son peones semianalfabetos sino titulados superiores. Por lo demás, estamos de vuelta. Los dos grandes sindicatos se han verticalizado (daba grima ver a Méndez y a Toxo presentar sus respetos a don Mariano bien encogidicos). El Gobierno repite que esto es Jauja (para sus amigos y cómplices sí, desde luego). Y la opinión pública, desquiciada, oscila entre el miedo y la indignación. Yo le recomendaría al presidente que no se pase con su optimismo de cartón piedra. No sea que el personal acabe dominado por la mala leche. No todo el mundo es tan pragmático como los secretarios generales de UGT y CCOO.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s