“El Papa dice que la limosna no sirve para encubrir a quien paga en negro”

El Papa dice que es un “pecado gravísimo” usar a Dios para cubrir la injusticia

Pablo Ordaz Roma 20 FEB 2015 – 19:25 CET

El Papa, en una reunión ‘ad limina’ este viernes con obispos ucranios / EFE

Dice el papa Francisco que quien va a misa todos los domingos, comulga, da limosnas o incluso envía un cheque para ayudar a la Iglesia pero luego paga mal a sus empleados o lo hace en negro, sin depositar la contribución para que tengan acceso a sanidad y jubilación, está “usando a Dios para cubrir la injusticia; y eso es un pecado gravísimo”. Durante su homilía matutina en la residencia de Santa Marta, Jorge Mario Bergoglio advirtió a los presentes de que la Cuaresma –el tiempo litúrgico que dedican los cristianos a preparar la Pascua—no consiste en “no comer carne los viernes, hacer cualquier cosita, y después hacer crecer el egoísmo, la explotación del prójimo, ignorar a los pobres; no es buen cristiano aquel que no hace justicia con las personas que dependen de él”.

No es la primera vez que Bergoglio avisa de que tiene calados a los fariseos del siglo XXI. A principios de noviembre de 2013, Francisco utilizó dos intervenciones sucesivas –una en la misa de Santa Marta y otra en la plaza de San Pedro— para dejar en evidencia a los corruptos que pretenden lavar su alma dando dinero a la Iglesia. “Tal vez comienzan con un pequeño sobre, pero esto es como las drogas: el hábito del soborno se convierte en una adicción”, dijo durante la homilía, “¡Dan de comer a sus hijos pan sucio! Y sus hijos, tal vez educados en colegios costosos, tal vez crecidos en ambientes cultos, habrán recibido de su papá como comida suciedad, porque su papá, llevando el pan sucio a la casa, ¡habrá perdido la dignidad! ¡Y esto es un pecado grave! Porque se comienza tal vez con una pequeña mordida ¡pero es como la droga, eh!”

El Papa dijo entonces que prefiere mil veces a un pecador que a un corrupto. “La diferencia”, explicó, “es que quien peca y se arrepiente, pide perdón, se siente débil, se siente hijo de Dios, se humilla y busca el perdón”. En cambio, añadió, “el corrupto lleva una doble vida. Mete la mano en el bolsillo y da a la Iglesia. Pero con la otra mano, roba: al Estado, a los pobres… Roba”. Según Jorge Mario Bergoglio, quien está haciendo de su pontificado un apelo constante a la tolerancia y al perdón, con los corruptos –“que escandalizan porque no se arrepienten”—no puede haber ningún tipo de compasión: “Se merecen – lo dice Jesús, no lo digo yo – que les pongan en el cuello una muela de molino y sean arrojados al mar. No se habla de perdón aquí”.

Durante su homilía de Santa Marta, que como todos los textos que lee están escritos de su puño y letra, el Papa también instó a los creyentes a que se pregunten qué pueden hacer para evitar tantas injusticias sociales: “¿Qué puedo hacer por los niños o por los ancianos que no tienen la posibilidad de ser visitados por un médico, o que esperan ocho horas y más el turno para ser atendidos y luego les cambian la cita para la semana siguiente?”.

El patrimonio de la diócesis de Colonia es de 3.350 millones de euros

Polémica tras hacer pública el arzobispado alemán por primera vez su gran riqueza

Enrique Müller Berlín 21 FEB 2015

Cuando el cardenal argentino Jorge Bergoglio se convirtió en el papa Francisco admitió que había elegido ese nombre para rendir un homenaje a Francisco de Asís y, al mismo tiempo, mostrar al mundo que su Iglesia se consagraría a buscar el bienestar de los desfavorecidos. “¡Cómo me gustaría una Iglesia pobre para los pobres!”, señaló.

El pasado miércoles (de ceniza para la Iglesia católica) la Archidiócesis de Colonia, presionada por una nueva cultura de transparencia, dio a conocer su patrimonio. La medida, inédita, sorprendió a los fieles y a la opinión publica germana.

La archidiócesis, según cifras oficiales de las autoridades religiosas de la ciudad, disponía hasta diciembre de 2013 de un patrimonio de 3.350 millones de euros, una fortuna que la convierte en la más rica de Alemania y posiblemente de todo el mundo. “Es más rica que el Vaticano”, observó la agencia Reuters. La Santa Sede ha evaluado sus activos en 2.640 millones de euros, según dijo la semana pasada el cardenal George Pell, responsable de la economía vaticana.

El informe señala que las inversiones financieras del arzobispado se elevan a 2.300 millones de euros y las inmobiliarias, contadas escuelas y centros de conferencia, suman otros 646 millones. En el balance también se incluye la famosa catedral de la ciudad, a la que se da un valor simbólico de 27 euros porque el milenario edificio no aporta beneficios, sino que genera millonarios gastos de mantenimiento. Los tesoros del templo no se cuantifican.

más información

El arzobispado también dio a conocer por primera vez su balance anual de gastos e ingresos. Ganó 59 millones de euros en 2013, una suma que fue justificada por el director de Finanzas, Hermann Josef Schon, por el aumento de la recaudación generada por el impuesto eclesiástico, que ascendió a 523 millones de euros. La archidiócesis cuenta con dos millones de católicos.

“Se trata de una suma obscena en un momento en que el papa Francisco sueña con una iglesia pobre para los pobres” señaló el periódico conservador Frankfurter Allgemeine Zeitung, al comentar el balance ofrecido por las autoridades religiosas de la ciudad. “¿Un arzobispado tiene realmente necesidad de tener inversiones financieras de 2.300 millones de euros? ¡No! Eso no lo necesita un arzobispado, al menos no en esa cantidad”, añadió el periódico.

Las autoridades religiosas se defendieron con otro argumento. “La riqueza permite financiar el trabajo diario que realiza Caritas. El patrimonio está ligado con las reservas para cubrir las obligaciones establecidas a largo plazo”, señala la diócesis.

La repentina transparencia financiera de la Iglesia católica tiene su origen en el escándalo del obispo de la diócesis alemana de Limburg, Franz-Peter Tebarz-van Elst, que gastó 31 millones de euros para renovar su residencia. A causa del escándalo, tuvo que abandonar la ciudad y el país. El prelado ha sido nombrado para un puesto en la Santa Sede.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “El Papa dice que la limosna no sirve para encubrir a quien paga en negro”

  1. mikaela62 dijo:

    “Se merecen – lo dice Jesús, no lo digo yo – que les pongan en el cuello una muela de molino y sean arrojados al mar. No se habla de perdón aquí”.
    No está mal que sea el Papa quien les recuerde a toda esa gente que practica la doble moral, lo que habría que hacer con todos ellos
    Tampoco está diciendo nada del otro mundo……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s