“Bidesiguales todos”

Descalabro moral, en el sentido de empezar a contemplar cínicamente cómo la gota que colma el vaso no era la última, y cómo nadie le da un manotazo al vaso

Maruja Torres  25/03/2015

Dos exasperaciones tiran de nosotros, al menos de mí, cuando alguien me dice que el nuestro es un país desastroso y que no tiene remedio, o cuando soy yo quien lo afirmo, exasperada. Por un lado, la desproporción en la administración de justicia, que se ceba en los desiguales de abajo mientras admite cuantas vías de escape al castigo utilizan los desiguales de arriba. Por otro, la no menos espeluznante incapacidad de los partidos a la izquierda del PSOE para unirse y aplicarse, juntos, a la tarea de desengancharnos del vicio del bipartidismo.

Que últimamente hayamos tenido el nefasto ejemplo de ver a la cúpula del PP irse de rositas mientras se condena a quienes se manifiestan contra las arbitrariedades de los gobernantes, es la escenificación de la nueva versión del sistema que mi colega Rosa María Artal define certeramente en un tuit: “España a punto de aprobar leyes Mordaza para reprimir protestas y no hay una para que sea delito la financiación ilegal de los partidos”. Los protestones, encarcelados, y los indecentes, impunes.

Descalabro moral, en el sentido de empezar a contemplar cínicamente cómo la gota que colma el vaso no era la última, y cómo nadie le da un manotazo al vaso. Eso es lo que se siente. Impotencia. ¿Es que no vamos a cambiar nunca?

Pero hay otra forma de que se nos despeñe el ánimo, y eso ocurre cuando observamos la incapacidad de las izquierdas, concretamente Izquierda Unida y Podemos (pues me parece que a éstos últimos se les ha quedado rancia la ambigüedad de clase de que alardeaban, tras la acometida de Ciudadanos por el costado modoso), para dejar aparte sus vedettismos y otras puñetas, y ponerse de acuerdo en la tarea de limpiar España, de reconstruir el modelo social, de ponerse en pie y, con ellos, los desigualados.

Todo esto desanima al respetable, que no ve crecer lo suficiente en las urnas a quienes deberían, porque les corresponde, ponerse a la labor de conquistar un equilibrio que nos permita recuperar la dignidad y la ilusión por el futuro. ¿Es que no vamos a aprender nunca?

El vicio del bipartidismo, he escrito antes. Debe de ser una tendencia natural del ser humano, como la de los bebés cuando se chupan el pulgar, pues aquí ya fuimos grandes aficionados a la alternancia cuando Sagasta y Cánovas, instaurada para sustentar también una restauración borbónica. Tanto nos debe de gustar que, a su manera, todos hacemos bialgo: PSOE-PP, IU-Podemos, Ciudadanos-UPyD, Pili y Mili, Faemino y Cansado, ellos y nosotros. Desiguales fuera y desiguales dentro (de la trena).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s