“Sin futuro, ¿hasta cuándo?”

Desde la heterodoxia – 07.10.2015 Juan Laborda

sin-futuro-hasta-cuando

Uno de los aspectos más relevantes de la actual crisis sistémica es, sin duda alguna, la salida del armario de los depredadores sociales. Con anterioridad, disimulaban, se situaban estratégicamente detrás del escenario. Cuando había algo que repartir al resto de la sociedad, migajas, no daban la cara, tenían a sus esbirros -élites políticas, económicas y mediáticas- para ejecutar ese reparto, distrayendo al personal, haciendo loas al sistema. Durante ese tiempo continuaban a lo suyo, apropiarse de la renta y riqueza del resto de la ciudadanía, mediante mecanismos no competitivos. ¿Por qué creen ustedes que en algunos países como España la crisis es tan profunda, y la que nos rondará morena? ¿No nos hemos dado cuenta aún que en nuestro país monopolios, monopsonios y oligopolios varios hacen y deshacen lo que quieren vía BOE? ¿Han leído el último informe de Caritas donde hasta los que trabajan tienen que pedir ayudas para subsistir? Ah, se me olvidaba, como premio a nuestra clase política, puertas giratorias. ¡Chapeau!

Ante la que se avecinaba empezaron a maquinar e imponer un abanico de políticas económicas absolutamente inservibles para la ciudadanía

Pero los días de vinos y rosas tocaron a su fin y había que ponerse manos a la obra, no fuera a ser que, ahora sí, perdieran esa riqueza que con “tanto esfuerzo” habían generado en la madre de todas las burbujas inmobiliarias, y/o a golpe de lobbies y BOE. Ante la que se avecinaba, la evaporación de su fortuna, aquí y allá empezaron a maquinar e imponer un abanico de políticas económicas absolutamente inservibles para la ciudadanía, pero de mucha utilidad para ellos; les permitía mantener su riqueza a la par que seguían controlando los resortes del poder. ¡Echen una ojeada a los resultados electorales de Portugal! La coalición en el poder ha sido arrasada por una mezcla de siglas de izquierdas, pero siempre están ahí los otrora socialdemócratas, devenidos a meros social-liberales, eso sí muy responsables ellos, para echar una mano a la “superclase”. ¿Prefieren auto-inmolarse al estilo PASOK? Allá ellos.

¿Y qué me dicen de la academia? Lo más asombroso de la actual crisis sistémica es la profunda penetración de la revolución conservadora y de la economía neoclásica en la docencia. Solo pequeños reductos de economistas postkeynesianos resistían y resisten a tanta estupidez resumida en la síntesis neoclásico-keynesiana. La interpretación neoclásica de la macroeconomía y de las finanzas carece de fundamento empírico, es absolutamente falsa. Pero ¿creen ustedes que estos economistas han reconocido su fracaso? No, ¡qué va! Un ejemplo de ello es Ben Bernake, muñidor de la mayor burbuja inmobiliaria de la historia, y que lejos de retratarse argumenta que no hay necesidad de revisar la teoría económica, que el problema es de “otra índole”, no de ciencia económica sino de ingeniería y gestión económica. ¡Toma ya!

¿Se imaginan que el caso Volkswagen hubiera sido cosa de griegos, españoles o portugueses?

Ah, se me olvidaba, ¿qué me dicen ustedes del caso Volkswagen?, ¡soberbio ejemplo de la “eficacia” alemana y del capitalismo luterano! ¿Se imaginan que eso mismo lo hubiesen hecho griegos, españoles o portugueses? Pues nada, hay que parar el golpe como sea, hay que ocultarlo, hay que defender a la cúpula de VW. Por lo menos en la crisis sistémica japonesa, que se inició a finales de los ochenta del siglo pasado, los principales responsables de muchos Zaibatsus se hicieron el harakiri antes que destrozar a miles de familias.

El futuro, depresión social

Si no hacemos nada, cada uno de nosotros desde nuestro ámbito –universitario, sindical, empresarial– se agudizará la actual movilidad descendente y se impondrá la derrota social. Se trata de un amplio espectro donde la ansiedad, inseguridad, estrés crónico, impotencia y miedo a ver uno reducido su estatus social, se traducen en una depresión social.

Varios son los síntomas que definen la depresión social. En primer lugar se había inoculado a la ciudadanía unas altas expectativas de infinita prosperidad creciente, que al final no se materializarán. En este escenario los trabajadores a tiempo parcial y desocupados eran marginados, no sólo económicamente, sino socialmente. Pero, en realidad lo que al final se ha producido es una ampliación de la disparidad de renta y riqueza del 10% más rico respecto a una clase media en franca retirada, sin necesidad de batirse en duelo.

Cada vez es más difícil pasar de la dependencia del Estado o los padres/abuelos de uno, a la independencia financiera

En este escenario se produce una brutal disminución sistémica en la movilidad social y económica, ya que cada vez es más difícil pasar de la dependencia del Estado o los padres/abuelos de uno, a la independencia financiera. Pero hay mucho más, se agudiza la desconexión creciente entre educación superior y el empleo. Un título universitario ya no garantiza un trabajo estable bien remunerado. Pero el statu quo y los mass media dominantes ocultan la realidad, esconden la recesión social.

Hay un abandono y una dejadez en las aspiraciones de la clase media y trabajadora como consecuencia de las generaciones atrapadas por la actual recesión social: los jóvenes ya no aspiran, ni pueden permitírselo, a bienes como la vivienda, y ya no hablemos de un coche de cierta gama. En este contexto el desastre generacional está servido. En nuestro país, por ejemplo, para la inmensa mayoría de los jóvenes, con contratos a tiempo parcial o el empleo inestable, la posibilidad de montar una familia se les antoja misión imposible. En definitiva, como resultado de todo lo anterior, hay una pérdida total y absoluta de esperanza en las generaciones jóvenes. No hay futuro. La pregunta es muy clara, ¿hasta cuándo vamos a permitirlo?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s