“El trastorno cognitivo en política”

  • LUCÍA MÉNDEZ 16/01/201603
  • HACE tiempo que lo sospechaba y esta semana se han confirmado mis temores. El nacimiento de Podemos ha provocado ciertos trastornos cognitivos en amplios sectores políticos, financieros y mediáticos. Como bien saben los profesionales de la terapia cognitivo-conductual, las personas que no son capaces de entender lo que les pasa ni por qué les pasa sufren un malestar emocional que acaba en la consulta. Entender lo que ha pasado y, sobre todo, por qué ha pasado suele llevar su tiempo.
  • La escandalera organizada por la llegada de los diputados de Podemos al Congreso y el debate mediático-político -incalificable, casi inconcebible- sobre su estética personal, su vestimenta, el bebé y los cortes de pelo delatan un problema cognitivo. En palabras del Mayo francés, el dedo enseña la luna y el idiota mira el dedo. Es obvio que sus señorías de Podemos sobreactuaron de más. Muchos de mis colegas han sido exhaustivos, ocurrentes, precisos y brillantes a la hora de glosar el apego al pecho materno de Diego y las rastas de Alberto Rodríguez. Yo me permito señalar -con perdón- que los de Podemos no son unos bárbaros que hayan tomado la Cámara para putear a los de traje y corbata. Encarnan el fracaso de la política convencional.
  • Los 5.189.333 de españoles que les votaron lo hicieron porque los que sí cumplen el protocolo les fallaron de forma estrepitosa, triste y dolorosa. Por el 21,2% de paro general y el 50% de paro juvenil. Porque los gobernantes no han sabido o no han querido repartir con equidad y justicia el sufrimiento provocado por la crisis. Porque los comedores sociales están llenos. Porque parece que el Estado defiende más a la Infanta defraudadora que a los del común. Porque los más elegantes se fundieron el dinero de todos con las tarjetas black. Porque muchos jubilados fueron estafados por las preferentes. Porque protegieron a los corruptos. Porque los jóvenes encadenan becas hasta los 35 años. Porque una lacerante desigualdad se ha instalado para quedarse. Porque PP y PSOE no supieron detener la hemorragia de la decepción. Por tantas otras cosas que aquí no caben. Es muy conveniente entender lo que ha pasado y por qué ha pasado para no quedarse con los ojos como platos al ver pasar por delante a unos diputados tan estrafalarios para el gusto de la burguesía de Pontevedra.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s